Palo Cortado añada 1998

Cada cierto tiempo, Bodegas Tradición, con casi 400 años de experiencia familiar en la crianza de vino de Jerez, identifica, selecciona y separa una bota cuyo vino posee unas características singulares que la hacen inconfundiblemente idóneas para su crianza estática. Este excepcional vino reposa en contacto con la madera hasta que alcanza su punto de máxima excelencia organoléptica.

En 1998 una de estas inusuales botas, la nº 785, fue seleccionada y ha sido cuidada desde entonces por Bodegas Tradición y controlada por el Consejo Regulador. Después de 25 años se ha seleccionado esta bota por su limpieza y apabullante elegancia, además de una frescura impropia de un vino que ha pasado en crianza estática tan largo tiempo. Este es un vino tremendamente amable, muy ligero en su inicio a pesar de su graduación, pero con una gran potencia en el retrogusto.

Producción limitada y numerada.

Ficha técnica

Premios